ENTREVISTA: Letras del Banco Central de Argentina podrían deparar en mayor emisión monetaria, apunta economista

Por Victoria Argüello

BUENOS AIRES, 18 mar (Xinhua) — La política del Banco Central de Argentina (BCRA) de emisión diaria de Letras para captar pesos de la plaza financiera podría deparar en que la entidad deba en un futuro ampliar las emisiones monetarias para poder enfrentar una acrecentada deuda, apuntó este lunes el economista argentino, Pablo Salvador.

Consultado por Xinhua acerca del estado actual de las Letras de Liquidez (LELIQ), instrumento subastado diariamente por el Banco Central y que además rigen la tasa de política monetaria en el país sudamericano, Salvador advirtió sobre los riesgos que puede traer la gran cantidad de stock (existencias) de estos instrumentos a la economía local.

La tasa de las LELIQ cerró hoy en 63,801 por ciento, cercana a sus valores del año pasado pero, además, el stock de estos instrumentos podría superar el billón de pesos (unos 25.000 millones de dólares).

Esto colocaría a Argentina en una situación similar a la que enfrentó en el 2018, cuando los vencimientos de las Letras del Banco Central (LEBAC, actualmente desarmadas) representaron una “bomba de tiempo” para el país, explicó el experto.

“El riesgo es similar al que pasaba con las LEBAC, y aunque existen diferencias entre ambos títulos, el Banco Central tarde o temprano va a tener que emitir para poder hacer frente a esta devolución del dinero que los bancos le han prestado”, sostuvo el doctor en Economía por la Universidad de Jyväskylä de Finlandia y articulista del diario local El Cronista.

El año pasado, el BCRA tuvo que desarmar las LEBAC, instrumentos que se ofertaban a bancos así como a particulares, en el contexto de un acuerdo crediticio con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y con el propósito de ejecutar una mejor política monetaria y dirigir acciones a la reducción de la inflación en Argentina.

De allí que las LELIQ vinieron a tomar protagonismo, y, sólo suscritas por bancos, se convirtieron en el instrumento cuya tasa rige la política monetaria en el país. En octubre de 2018, la tasa llegó a su cúspide al superar el 73 por ciento, siendo la más alta del mundo.

Otra de las particularidades de las LELIQ es su plazo, explicó Salvador, ya que al ser instrumentos que se vencen a los siete días, requieren una cancelación de pagos o una renovación inmediata.

“El riesgo es justamente esta renovación tan inmediata, es decir que cada siete días el Banco Central tiene vencimientos que tiene que salir a cubrir”, dijo el economista.

“El tema de las LELIQ puede complicar la situación en el futuro porque es postergar emisión de dinero, es decir, cuando el Banco Central tenga que devolver todas las LELIQ va a tener que tarde o temprano emitir pesos para dársela a los bancos”, acotó.

La otra opción sería, según el también profesor universitario, que “el Tesoro nacional les dé un bono a cambio para poder desarmar la bomba de las LELIQ”.

Agregó que de verse el lado positivo, la diferencia de las LELIQ respecto a las LEBAC en el hecho de que sólo abarca a los bancos, es que “en últimas el Banco Central podría emitirles un bono a esos bancos y postergar esa deuda hacia el futuro”.

El experto consideró que independientemente del momento en que el Banco Central deba pagar todos los vencimientos por esas Letras emitidas, a la larga “es una deuda que va a impactar en la economía ciudadana”.

Acerca de la tasa de interés que hoy mantienen las LELIQ, que superan el 63 por ciento, agregó que a ese nivel de rendimientos “no se profundiza la crisis pero se alarga en el tiempo” considerando el impacto de esta tasa en el dinamismo de la economía local.

“No profundizaría la crisis pero la economía va a seguir con números rojos unos meses más, y mientras más tiempo permanezca la tasa de interés en este alto porcentaje, más larga va ser la recesión”, concluyó el economista.

Publicada en Spanish.xinhuanet.com

Author: Pablo F. Salvador