Medidas del Gobierno argentino serán un “alivio” pero no tendrán gran impacto económico

BUENOS AIRES, 14 ago (Xinhua) — Las medidas económicas anunciadas por el presidente de Argentina Mauricio Macri en medio de una fuerte tensión financiera, ayudarán a los argentinos a aliviar los efectos inmediatos de la devaluación de cara al fin de año pero no impactarán notablemente en los indicadores económicos, opinó el economista Pablo Salvador.

En entrevista con Xinhua, el analista, columnista y profesor universitario se refirió al grupo de medidas tomadas por el Ejecutivo dirigidas a beneficiar a unos 17 millones de trabajadores, como parte de la iniciativa política de Macri ante la derrota que mostró su fórmula “Juntos por el Cambio” en las elecciones primarias del pasado domingo.

“Las medidas consisten en que los trabajadores paguen menos impuestos de aquí a diciembre para poder utilizar ese dinero en consumo y paliar un poco la crisis; el tema es que debe lograrse la estabilidad macroeconómica, porque, con el dólar escalando, de poco van a servir en términos reales estas medidas”, afirmó Salvador.

El profesor de economía de la Universidad Nacional de Cuyo aseguró que son medidas “que van a ayudar a transitar la tormenta con algo más de alivio”, lo cual no implica una repercusión directa en variables económicas de alta significación.

El jueves se conocerá el dato oficial de inflación correspondiente al mes de julio, que posiblemente haga un contraste con la suba de precios de agosto, advirtió el experto.

“El dato de agosto será muy malo y hay que ver hacia el futuro a ver cómo evoluciona, por eso las medidas conducen a que la gente tenga un poco más de consumo y pueda enfrentar mejor la inflación venidera”, continuó Salvador.

Respecto a si las decisiones económicas del Gobierno conllevan a un aumento del gasto, el economista explicó que no se trata de una mayor emisión de pesos, sino de una reorientación de los fondos y asignaciones prespuestarias para volcarlas al consumo.

“Lo que va a hacer el Gobierno es dejar de cobrar más impuestos temporalmente, dejar de recibir ingresos, y para evitar una profundización del déficit fiscal o no cumplir con la meta del Fondo Monetario Internacional (FMI) del déficit fiscal cero primario, es sacar partidas de otros rubros”, detalló.

Las medidas implicarían un costo para el Ejecutivo de aproximadamente 40.000 millones de pesos (685,7 millones de dólares), y se prevé que haya una reasignación de fondos que en principio estarían orientados hacia el sector de la obra pública.

“También el Gobierno prevé mover fondos entre distintas partidas para no tener que emitir, ni que endeudarse ni cambiar la meta del déficit fiscal cero”, sostuvo el articulista.

Pese al anuncio hecho por el presidente Macri la mañana del miércoles, los mercados financieros continuaron tensos y se evidenció un nuevo salto del dólar, baja de la bolsa y de las acciones argentinas en Wall Street además de un Riesgo País que superó los 1.900 puntos básicos.

Ante esta situación, Salvador cree que debe haber un “gesto político” de parte del presidente Macri y el candidato presidencial más votado en las elecciones primarias, Alberto Fernández, para enviar un mensaje de calma a los mercados de cara al próximo 10 de diciembre cuando inicie el nuevo período de gobierno.

“Fernández debería asomar un eventual plan de acción económica previendo una posible repetición de su victoria en las elecciones primarias del domingo”, dijo.

Argentina celebrará las elecciones generales el 27 de octubre próximo, cuando se definirá al presidente del país para los próximos cuatro años, un mandato que comenzará el 10 de diciembre.

Publicada en Spanish.xinhuanet.com

 

Author: Pablo F. Salvador