Desde el Gobierno se insiste en que Argentina no entrará en default. Sin embargo, si para el 30 de julio el Gobierno no ha acordado con los holdouts